Cuando el esfuerzo no parece merecer la pena

Las personas con depresión evitan determinados esfuerzos según sus síntomas.

Una depresión puede modificar de manera drástica la vida. Ya que para las personas que sufren este trastorno les resulta difícil tanto la actividad física como los esfuerzos mentales (entre ellos, planificar actividades), a menudo se ven afectados el trabajo, el tiempo libre y las relaciones personales. Los expertos hablan de un «nivel de funcionamiento» mermado. Un grupo de investigadores de la Universidad Queen ha estudiado con más profundidad por qué las personas con depresión evitan determinados esfuerzos.

Con ese fin, examinaron a 88 pacientes con y sin depresión. Les pidieron que resolvieran una serie de tareas cognitivas y físicas. Los participantes podían elegir entre actividades sencillas, para las que solo recibían una compensación económica mínima, y ejercicios algo más complicados, por los cuales podían ganar una mayor cantidad de dinero en efectivo si los resolvían bien.

Resultado: quien padecía una anhedonia grave, es decir, una marcada incapacidad de sentir placer, evitaba los esfuerzos físicos. Los investigadores sugieren que, en estas personas, las expectativas de recibir la compensación que les correspondía tras superar un esfuerzo surtían menos efecto. Por el contrario, quien huía de todos los esfuerzos cognitivos presentaba un peor «funcionamiento» en el día a día. Entre otros factores, el miedo al fracaso podría contribuir a ello y, en algunos casos, la sensación de fatiga.

Por tanto, la psicoterapia debería tener más en cuenta el porqué las personas que desarrollan depresión carecen de motivación para llevar a cabo determinadas tareas, opinan los investigadores. De ese modo, se podría ayudar a los pacientes a que aprovecharan más su potencial.

Fuente: Clinical Psychological Science, 10.1177/2167702620949236, 2020

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.