Señales del interior del cuerpo

El cerebro recibe información del cuerpo las 24 horas del día, la mayoría de las veces, sin que nos demos cuenta. En la ansiedad, los trastornos alimentarios y la depresión, esta autopercepción a menudo se encuentra alterada

YAZGI BAYRAM / GETTY IMAGES / ISTOCK

En síntesis

La interocepción es la capacidad de percibir —en parte de manera consciente; en parte, inconsciente— las señales del interior del cuerpo. Las personas difieren en cómo las percatan y evalúan a nivel emocional.

Según una teoría ampliamente aceptada, los cambios corporales y su percepción no son el resultado, sino la base de la experiencia emocional. Las señales corporales, como «marcadores somáticos», nos ayudan a tomar decisiones intuitivas en una situación determinada.

 Con frecuencia, la interocepción se altera en las enfermedades mentales, como la depresión, los trastornos alimentarios y de pánico. La terapia puede normalizar el procesamiento de las señales internas, por ejemplo, a través de la meditación o de masajes suaves específicos.

En diciembre de 1955, apareció un artículo impactante en la revista Brain. El neurocirujano canadiense Wilder Penfield (1891-1976) describía en el escrito los experimentos que, junto con otro investigador, había llevado a cabo en pacientes con epilepsia. Los dos científicos sometieron a los participantes a un procedimiento arriesgado: les extirparon las regiones cerebrales que les causaban los ataques epilépticos.

Las operaciones se efectuaron bajo anestesia parcial con el objetivo de poder delimitar, mediante estímulos eléctricos en el cerebro, el foco de las convulsiones. Penfield tomó notas minuciosas de cómo reaccionaban los afectados a la activación de diferentes áreas cerebrales. En una estructura sucedió algo curioso: el estímulo no tuvo como resultado el movimiento de alguna parte del cuerpo; tampoco provocó una sensación sensorial. En cambio, los pacientes percibieron la estimulación en su interior. Algunos informaron de una sensación extraña en el abdomen o de ardor de estómago; otros se sintieron mareados o tuvieron náuseas, mientras que unos más experimentaron retortijones o distensión intestinal.

La región cerebral que Penfield excitó se denomina corteza insular o ínsula. Se encuentra debajo de la sien, parcialmente oculta en un pliegue o circunvolución de la corteza cerebral. Ocupa un volumen apenas mayor que el de un terrón de azúcar, pero, como sabemos hoy, interviene en una variedad de tareas. Una de ellas es la de procesar señales del interior del cuerpo. Los expertos hablan de interocepción.

Dicha capacidad desempeña un papel relevante. Cuando sentimos hambre, es hora de reponer nuestro suministro de energía, y cuando nuestra vejiga está muy llena, necesitamos ir al baño. «La interocepción es un proceso totalmente básico, sin el cual no podríamos sobrevivir», afirma Beate Herbert, catedrática de psicología en la Universidad Fresenius de Múnich y profesora no numeraria en la Universidad de Tubinga. Las personas no somos conscientes de todas las señales del interior de nuestro cuerpo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.