Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Sociedades femeninas

Cuando, en un grupo social, los hombres se encuentran en minoría, las mujeres ocupan cargos de mayor responsabilidad y mejor remuneración. Además, disminuye la violencia.

THINKSTOCK / CLARA_GABRIELLI

En síntesis

La razón de masculinidad es el cociente entre el número de hombres y el de mujeres; varía según el país, el grupo o el sector profesional.

En las sociedades con un índice de masculinidad elevado, las mujeres otorgan mayor atención a la situación social y económica de los varones; además, la representatividad de ellas en puestos de responsabilidad es menor.

Cuando la razón de masculinidad es baja, las mujeres tienen más dificultades para encontrar pareja; algunas apuestan por su carrera profesional. Las sociedades en las que abundan las mujeres son menos violentas.

Por estadística, un peatón en los Emiratos Árabes Unidos cuenta con pocas posibilidades de cruzarse con una mujer por la calle. Tampoco es de extrañar: en este país viven 2,75 veces más hombres que mujeres. Además, según se desprende de ciertos estudios psicológicos, sería un lugar poco propicio para la emancipación femenina, puesto que una razón de masculinidad elevada disminuye las probabilidades de que ellas accedan a cargos de responsabilidad. (Valga un inciso para recordar que la razón o índice de masculinidad se refiere a la proporción entre el número de hombres y el de mujeres en una población.) Prosigamos: en los Emiratos Árabes la razón de masculinidad es igual a 2,75 entre los habitantes mayores de 15 años. En estas poblaciones las relaciones entre los varones también resultan más tensas: se ha demostrado que el número de homicidios es más alto en las sociedades en las que abundan los varones.

La razón de masculinidad, índice bien conocido por los demógrafos, ejerce una influencia real sobre los comportamientos, las relaciones y la orientación familiar o profesional de unos y otras. Una mujer no se comporta de la misma manera cuando se encuentra en situación de mayoría que si está en minoría.

Con todo, los investigadores, sean demógrafos, psicólogos o sociólogos, distinguen varios tipos de razón de masculinidad. Puede tratarse de la pro­porción entre el número de hombres adultos no casados y el de mujeres adultas también solteras; entre la cifra de trabajadores masculinos en una empresa o con formación universitaria, y el de trabajadoras en la misma empresa o con estudios universitarios, etcétera. Estas proporciones en el ámbito profesional o social influyen de manera considerable en las relaciones entre los dos sexos.

Contenidos relacionados

Otros artículos del informe especial Hombre y mujer

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.