Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2018
demencia

Genes de la esquizofrenia que protegen del alzhéimer

Los genes asociados con el trastorno de esquizofrenia desempeñan un papel protector en la enfermedad de Alzheimer con psicosis, el subtipo más grave de esta demencia.

El alzhéimer con psicosis afecta al 40 por ciento de las personas que padecen esta demencia. [CORTESÍA DE SONIA MORENO Y AGUSTÍN RUIZ]

Por lo general, cuando oímos hablar de alzhéimer nos vienen a la cabeza conceptos como pérdida de memoria, demencia y degeneración de las neuronas. Mucho menos habitual es que pensemos en psicosis. Sin embargo, la demencia más común en las sociedades actuales representa también el segundo trastorno psicótico más prevalente; solo le precede la esquizofrenia. Casi la mitad de personas con enfermedad de Alzheimer sufren síntomas psicóticos, sobre todo delirios y alucinaciones.

Junto con la angustia que provocan los síntomas, el alzhéimer con psicosis se acompaña de un rápido empeoramiento de las funciones cognitivas. Susan Anne Ropacki, de la Universidad de California, y otros científicos hallaron en un análisis de 55 estudios que los enfermos de alzhéimer con síntomas psicóticos mostraban un deterioro cognitivo acelerado en comparación con aquellos sin psicosis. Aunque existe tratamiento farmacológico para la psicosis, su eficacia en estos casos es limitada; entre otras carencias, no consigue enlentecer el notable deterioro cognitivo. Por ello, el alzhéimer con psicosis se ha propuesto como el subtipo más grave de la enfermedad.

Pero ¿por qué algunas personas con alzhéimer presentan síntomas psicóticos? ¿Qué factores detonan su aparición? Obsesionados por dar una respuesta a estas preguntas, Mary Ann A. DeMichele-Sweet y Robert Sweet, de la Universidad de Pittsburg, aseguran que los conocimientos que ya se tienen sobre la genética del alzhéimer y de la esquizofrenia pueden ayudar a avanzar en este terreno. Con ese fin, han liderado un estudio internacional publicado en Molecular Psychiatry y en el que participamos. En total, se analizaron 5752 muestras de ADN de enfermos de alzhéimer, 1200 de los cuales los aportamos desde el Centro de Investigación y Clínica de la Memoria de la Fundación ACE de Barcelona.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.