Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2018Nº 88

Entrevista

«La homeopatía puede ser peligrosa»

La médica y antigua homeópata Natalie Grams subraya la necesidad de informar a los pacientes sobre los riesgos de los tratamientos alternativos.

Menear

¿Le parece comprensible que haya personas que aseguren que la homeopatía les funciona?

El hecho de que los remedios homeopáticos no surtan efecto como un medicamento no significa que los usuarios se imaginen las experiencias positivas que mencionan. Al contrario, podemos explicar esas experiencias. No obstante, la explicación no la encontramos en un principio activo o en la «energía» de los gránulos. Y los críticos de la homeopatía tampoco quieren despojar a nadie de su propia experiencia, sino describirla de modo realista. A veces, eso duele, porque parece que se cuestiona la propia integridad y personalidad. Lo comprendo muy bien. Al fin y al cabo, durante años he confiado en el éxito terapéutico subjetivo.

¿Cómo nació su fascinación por la homeopatía? ¿De qué modo la compaginó con sus estudios en medicina?

Como otras muchas personas, mi experiencia con la homeopatía fue muy significativa y positiva. Pensaba que me había ayudado extraordinariamente; incluso más que la medicina académica. Y no indagué más. La duda surgió cuando aprendí que en la evaluación de la eficacia de una terapia la experiencia no es determinante, sino que lo son los resultados de los estudios clínicos. Lamentablemente, no me transmitieron esa diferencia durante los estudios de medicina; de lo contrario, habría hecho el cambio de mentalidad mucho antes. Este aspecto es muy importante, pues numerosos médicos no están bien formados a nivel científico y metodológico, cuando deberían estarlo para interpretar de manera crítica los estudios y las estadísticas. Tal vez por esa razón, los médicos pueden conciliar mejor el modo de pensar en la homeopatía que los científicos. Lógicamente, también existen muchos médicos que mantienen una relación escéptica respecto a la homeopatía.

¿Cómo surgió su cambio de opinión?

A raíz de una entrevista para el libro crítico «La mentira homeopática» (Die Homöopathie-Lüge), me vi obligada a plantearme preguntas incómodas. Tras leer la obra una vez estuvo terminada y en la que se dejaba a la homeopatía de vuelta y media, me sentí profundamente enfadada y llena de rabia hacia los autores. Decidí escribir un contraproyecto, algo así como La verdad de la homeopatía. Empecé a investigar, porque quería demostrar con pruebas contundentes cómo funciona el método. Nunca antes había ahondado realmente en ello, pues no había tenido que dar respuesta a mis pacientes. Sin embargo, lo vi claro: la efectividad de la homeopatía no podía explicarse ni comprobarse. A ello siguió un proceso doloroso de cambio de pensamiento. Durante la investigación solo pensaba en que debía ser sincera con mis pacientes, tratarlos bien y no engañarles. Por esa época todavía tenía pacientes a los que trataba con remedios homeopáticos. Después de un año, me refugié en la baja por maternidad de mi tercer hijo. Y cerré la consulta. No podía soportar más ese dilema.

 

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.