Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El arte de comprender lo desconocido

Se está muy lejos de haber llegado a un acuerdo sobre la naturaleza de la inteligencia. En ese marco de búsqueda conceptual, los investigadores están modificando sus puntos de vista sobre la posibilidad de relacionar el éxito en la vida con el coeficiente intelectual  o con la inteligencia emocional.

Millones de telespectadores han visto un programa de éxito en un canal de la televisión alemana dedicado a la inteligencia. Al hilo del mismo -''El gran Test'' es su título-, se aprestaron a determinar su propio coeficiente intelectual (CI). Se trata de un ejemplo entre muchos otros de la importancia que damos hoy a la inteligencia y al CI. Se considera habitualmente que el CI constituye un medio probado para valorar personas y ordenarlas entre sí. Algunos perspicaces estrategas de la publicidad dotan a sus productos de ''CI'', para ponderar ''cuán inteligentes'' son. Existen incluso unas tabletas de chocolate que ostentan el nombre de este concepto, introducido hace más de noventa años por William Stern (1871-1938), un psicólogo norteamericano de origen alemán (véase el recuadro ''CI: El coeficiente intelectual'').
Pero, ¿qué es la inteligencia en realidad? Si contemplamos la historia casi centenaria de las investigaciones científicas sobre ella, nos quedaríamos con la idea de que se han dado tantas definiciones cuantos individuos se entregaron a su estudio. La palabra ''inteligencia'' deriva del latín intellegere: entender, comprender, conocer. Lo común a sus múltiples definiciones, más o menos diferentes, es que la inteligencia capacita a su poseedor para salir airoso en situaciones que le resultan nuevas o poco familiares. Además, esa capacidad se basa en la captación mental directa de significaciones y relaciones, sin necesidad de un aprendizaje ni de muchas probaturas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.