Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Colores que resplandecen

Esta ilusión convierte las sombras grises en un arcoíris.

Colorido ilusorio de Steven Dakin de una imagen en escala de grises de la rosella común. [STEVEN DAKIN (IMAGEN ORIGINAL DE ROSELLAS COMUNES DE WWW.ANIMAL.PHOTOS)]

El pasado mes de julio, Internet se vio sacudido por una fotografía en la que aparecía un grupo de colegiales. Los chavales vestían pantalones cortos oscuros y camiseta de color y parecían disfrutar de una salida escolar, tal vez a un zoológico o a una reserva natural. En el centro de la foto, una chica en cuclillas y con una camiseta amarilla sostenía una tortuga de tamaño mediano. Se la mostraba a un adulto, quien, a su vez, fotografiaba la escena. Los sonrientes compañeros de clase, con sus camisetas blancas, verdes, rojas y azules, rodeaban a la chica y a la tortuga.

A primera vista, nada parece extraño en la instantánea del grupo de alumnos, pero un examen más en detalle revela que muchos tonos de color del fondo y de la ropa que portan los chicos no son lo que parecen. La imagen aparentemente policromática es, en realidad, en blanco y negro, mas está recubierta por una cuadrícula multicolor.

Esta «cuadrícula de asimilación de color» (nombre que debe a su creador Øyvind Kolås, artista de medios digitales y desarrollador de programas) se halla relacionada con otros efectos visuales que evocan tonos ilusorios. Entre estos se encuentran la ilusión de Munker, la difusión de color de neón y la ilusión de la acuarela. Esos engaños tan vistosos ocurren porque el sistema visual de nuestro cerebro procesa el color a una resolución mucho más baja que la forma de los objetos.

Pintores con pastel o acuarela, desde Cézanne hasta Picasso, se han aprovechado de nuestra tosca percepción del color para no limitarse a colorear dentro de los contornos de sus creaciones. En lugar de ello, los artistas suelen aplicar pigmento a objetos y personas de una manera vaga e imprecisa, sin poner mucha atención a los confines representados. La corteza visual asigna, de manera automática, los colores correctos a las formas relevantes, sin que los propios observadores se percaten de ello.

La cuadrícula que entrecruza la imagen original no es la pieza crítica para la percepción errónea. Tampoco lo es la fotografía que se convirtió en viral. Kolås ha demostrado efectos similares con muchas otras imágenes en escala de grises a través de la superposición de líneas a color, lunares e incluso texto sobre ellas. En este artículo ilustramos cómo una delicada cuadrícula cromática, superpuesta sobre una fotografía en blanco y negro de dos pericos, devuelve los deslumbrantes tonos de las aves a nuestra percepción.

La visión borrosa hace que la ilusión resulte todavía más sorprendente, al reducir aún más la calidad del procesamiento de color del sistema visual. Para lograr la máxima pigmentación ilusoria de la imagen, entrecierre los ojos, quítese las gafas o espíe a los pájaros por el rabillo del ojo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.