Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

¿Parecemos más atractivos si estamos en grupo?

Al parecer, así es. El promedio de atracción de todos los rostros podría compensar los defectos individuales.

Getty Images / Morsa Images / iStcok

Hace unos años, los psicólogos describieron el «efecto animadora»: cuando una persona se encuentra rodeada por un grupo de congéneres de su mismo sexo es percibida como más atractiva por quienes la observan. Sin embargo, dos psicólogas de la Universidad Nova Sureste de Florida han analizado el fenómeno bajo distintas condiciones. Según han descubierto, una fotografía de grupo no siempre resulta ventajosa para todas las personas.

Jackie McDowell y Valerie Starratt, autoras de la investigación, mostraron a 60 estudiantes imágenes de 18 mujeres y otros tantos hombres que, en un estudio previo, habían sido clasificados como «muy atractivos», «normales» o «poco atractivos». A veces, aparecían solos en la fotografía; otras, junto con personas de su mismo sexo, igual o menos agraciadas que ellos. Al observar las fotos, los voluntarios debían determinar lo atractivo que resultaba para el sexo contrario el participante retratado y qué probabilidades tendría de empezar una relación.

Las imágenes de mujeres provocaron el esperado «efecto animadora», pero solo cuando se hallaban en compañía de otras féminas con distintos grados de atractivo. Si eran igual de bellas, el rostro de la mujer valorada resultaba incluso menos bonito. Por el contrario, como potenciales parejas, las mujeres que salían en una imagen grupal se consideraban más interesantes, siempre y cuando aparecieran con otras igual de atractivas. En los varones no se demostró ningún efecto potenciador del atractivo, sino una ventaja a la hora de emprender una relación: si estaban rodeados de varones con distintos grados de belleza, en los hombres muy atractivos aumentaban las posibilidades de tener una aventura amorosa fugaz, mientras que en los que tenían un aspecto normal se incrementaba la probabilidad de establecer una relación de pareja duradera.

Los psicólogos sugieren que la percepción general de una imagen se basa en todos los elementos de una estadística general. De acuerdo con ella, el promedio de ­todos los rostros podría compensar los defectos individuales, indica una hipótesis sobre el «efecto animado­ra». Pero, al parecer, no puede servir de «retoque universal». Si los hallazgos se confirman con muestras aleatorias más extensas, ello implicará la existencia de causas diversas e insospechadas del «efecto animadora».

Fuente: Personality and Individual Differences, 10.1016/j.paid.2019.05.004, 2019

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.