Analgesia musical

La música relajante alivia el posoperatorio.

THINKSTOCK / JEREMY CULP DESIGN

Ni cromos ni helados: es posible que en los hospitales se empiecen a entregar reproductores MP3 a los pacientes para acelerar su recuperación. En un estudio del Centro Médico Regional de Nuestra Señora del Lago, en Baton Rouge, se determinó que una terapia basada en música ejercía efectos positivos en la recuperación de las personas que se encontraban en curso posoperatorio, ya que mejoraba la gestión del dolor y reducía los efectos negativos de los ruidos del entorno.

Un grupo de pacientes de cáncer, a quienes se había sometido a una intervención quirúrgica, recibió los cuidados clínicos habituales. A la mitad del tratamiento se les entregó un reproductor MP3 programado con música ambiental (melodías instrumentales reproducidas a menos de 60 decibelios). Por indicación de las enfermeras, debían escuchar las canciones dos veces al día, durante media hora por lo menos, tras recibir la medicación. Previo a ello, todos los sujetos presentaban un grado similar de ansiedad, dolor y fastidio por el ruido ambiente. Según publicó la revista Nursing el otoño pasado, al cabo de tres días, los sujetos que escucharon la música terapéutica confirmaron que soportaban mejor sus dolores y que sufrían menos molestias por los ruidos hospitalarios. Los demás pacientes no presentaron cambios. Casi todos nosotros recurrimos a la música para afrontar el dolor emotivo. Estas observaciones sugieren que deberíamos aprovecharla también para mitigar el dolor físico.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.