Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2014Nº 68
Avances

Neurociencia

Efectos cerebrales de la meditación

La práctica a largo plazo de técnicas de concentración mental modifica el funcionamiento del cerebro, además de expandir y calmar la mente.

Menear

Se puede comunicar el conocimiento, mas no la sabiduría. Podemos hallarla, vivirla, obrar maravillas por su medio, pero no comunicarla ni enseñarla.

Recordé, sin quererlo, esta cita de Siddhartha, la novela de Herman Hesse, durante una estancia de una semana en el monasterio budista de Drepung, en India meridional. Su santidad el Dalai Lama había invitado al Instituto Mente y Vida, con sede en Estados Unidos, para que la comunidad monástica tibetana, exilada en India, se familiarizase con la ciencia moderna. Cerca de una docena de físicos, psicólogos, neurocientíficos y médicos hablamos, ante unos dos o tres millares de monjes de ambos sexos, sobre mecánica cuántica, neurociencia, consciencia y diversos aspectos clínicos de las prácticas de meditación. Su santidad preguntó, sondeó y bromeó con cada uno de los conferenciantes. Aprendimos de él y de su círculo interno, en especial de su traductor, Jinpa Thupten, doctor en filosofía por la Universidad de Cambridge, y del monje francés Matthieu Ricard, doctor en biología molecular por el Instituto Pasteur de París. También ellos y sus hermanos monacales adquirieron conocimentos de nosotros.

Como representantes de dos modalidades intelectuales del pensar sobre el mundo, unos y otros nos intercambiamos hechos, datos y saberes. De una parte se compartieron conocimientos sobre la más que bimilenaria tradición oriental de indagación de la mente desde un punto de vista interior, subjetivo; por otra, se explicaron las teorías mucho más recientes sobre el cerebro y su comportamiento obtenidas mediante métodos empíricos occidentales en un marco conceptual reduccionista, de observación por terceros.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados