Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2014
Aprendizaje

Escritura especular

En sus primeras incursiones en la escritura, algunos niños plasman sobre el papel letras, números o incluso palabras como si se reflejaran en un espejo, es decir, de derecha a izquierda. El motivo podría encontrarse en la orientación de los signos.

THINKSTOCK / PAUL COTNEY

En síntesis

Cuando aprenden a escribir, todos los niños pueden manifestar la escritura en espejo.

Esta manera de escribir no se debe a una falta de atención. La orientación de un signo determina en gran parte la del siguiente.

Las letras se encuentran, por lo general, orientadas hacia la derecha. Esta predominancia puede causar los errores.

Sería mejor tomar tranquilamente, como yo lo hago, esta pluma, mojarla en la tinta y escribir, con la mano izquierda, para que no se reconociese la escritura, una pequeña denuncia concebida en estos términos. Y Danglars, llevando el ejemplo a la práctica, escribió con la mano izquierda y con una letra distorsionada, que no se parecía en nada a su letra habitual [...]: El señor fiscal del rey queda prevenido, por un amigo del trono y de la religión, que el llamado Edmond Dantès, segundo del navío El Pharaon, que ha llegado esta mañana de Esmirna [...] ha sido encargado por Murat, de llevar una carta al usurpador; y a su vez el usurpador le ha entregado una carta para el comité bonapartista de París.

El Conde de Montecristo, Alexandre Dumas (1844)

 

La escritura especular o en espejo es la de la denuncia, la calumnia, el secreto y la de los zurdos. El fragmento de una de las obras firmadas por Dumas resume los planteamientos en torno a este tipo de escritura. Difícil de descifrar sin espejo o práctica, se halla rodeada de un aura de misterio. Leonardo da Vinci también contribuyó a su uso, pues redactó en espejo el secreto de algunos de sus principales inventos. Lewis Carroll recurrió igualmente a esta forma peculiar de escribir en su novela Al otro lado del espejo. El psicoanálisis, basándose en casos extraños, y las ciencias ocultas, inspiradas en espíritus u otras fuentes sobrenaturales, aportaron asimismo su grano de arena al asunto. No obstante, la explicación más plausible para la escritura en espejo se propuso a finales del siglo XIX y se acabó imponiendo en el XX: se trataba de una especificidad de los zurdos.

La escritura especular debe su nombre a que, para descifrarla, se necesita reflejarla en un espejo. Existen varios tipos, aunque la más frecuente, la que aquí nos interesa, es la horizontal, es decir, aquella que se lee mediante un espejo perpendicular a la dirección de la grafía. Descrita en 1878 por el neurólogo alemán Alfred Buchwald, suscita hoy la curiosidad de los psicólogos a la par que inquieta a los padres, quienes ven en ella un síntoma de dislexia de sus hijos.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.