Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2019
Trastorno del movimiento

Distonía del músico

Keith Emerson, teclista de la banda británica ELP, padeció continuos calambres en las manos, que le dificultaban la ejecución instrumental, en el momento álgido de su carrera. La distonía focal afecta a muchos músicos, sobre todo a los virtuosos.

Keith Emerson (1944-2016) no solo fue un ­teclista genial, también fue un gran compositor. No obstante, su plena dedicación a los teclados derivó en una distonía del músico. [Getty Images / Hulton Archive / Michael Putland]

En síntesis

En los años 1970, Keith Emerson alcanza la gloria como teclista con un talento extraordinario. Pero en los años noventa perdió el control de dos dedos de su mano derecha.

Emerson padecía distonía del músico, una enfermedad neurológica que altera determinados patrones del movimiento. Su principal causa es la práctica instrumental larga y muy intensa.

A pesar de diversos tratamientos, nunca dejó de tener calambres a lo largo de su vida. Los nuevos conocimientos neurofisiológicos y las terapias actuales quizá podrían haberlo ayudado.

Yo tenía 16 años cuando la banda inglesa de rock progresivo Emerson, Lake & Palmer, o ELP, publicó en 1971 el álbum en directo Pictures at an exhibition. Sus novedosos y revolucionarios sonidos me cautivaron a mí y a mis amigos de inmediato. Keith Emerson, el teclista del grupo, era un talento excepcional. A menudo tocaba al mismo tiempo el teclado del órgano y el del sintetizador Moog, que proporcionaba el sonido característico de las canciones de ELP. Muchos consideraban a Emerson el líder de la banda: numerosas canciones del grupo brotaban de su cerebro. También compuso la banda sonora de varias películas. Además, adaptó piezas de música clásica como canciones de rock.

Cuanto más talentoso era Emerson, más duro trabajaba para optimizar sus habilidades musicales. Pero su exigente programa no solo le trajo gloria y reconocimiento; también contribuyó a los trastornos del movimiento que padecería más tarde. A partir de los años noventa, empezó a luchar contra los calambres y las lesiones nerviosas que sufría en la mano derecha. En 1993, Emerson interrumpió su carrera musical durante un año para someterse a una operación de la extremidad afectada. En su biografía, que publicó en 2003, describió las preocupaciones, los miedos y los dolores físicos que le estaban torturando. Pero su estado mejoró. A principios del nuevo siglo pudo volver a tocar casi sin limitaciones. Sin embargo, los calambres le siguieron acompañando, y le perjudicaron tanto en lo profesional como en lo personal.

El 11 de marzo de 2016, a los 71 años, se suicidó. La compañera de Emerson, Mari Kawaguchi, explicó que los problemas recurrentes en la mano diestra habían propiciado que sintiera miedo frente a la inminente gira que tenía programada en Japón. Según sus declaraciones, temía no poder tocar de nuevo y decepcionar a sus fans.

Emerson padecía distonía focal. Este trastorno se manifiesta como una alteración del movimiento y del sistema nervioso que conduce a tensiones musculares en forma de espasmos, es decir, distonía. Aparece solo en adultos y la mayoría de las veces va ligada a un uso excesivo de las extremidades afectadas. Cuando la sufren músicos profesionales se habla de «distonía del músico» o «calambre del músico».

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.