Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2019
Neuropsicología

Somos más resistentes al estrés por la tarde

Getty Images / wildpixel / iStock

El cuerpo humano reacciona ante el estrés con mayor intensidad por la mañana que por la tarde. A esta conclusión han llegado científicos dirigidos por Yujiro Yamanaka, de la Universidad de Hokkaido, después de analizar la sangre de un grupo reducido de
participantes. Para su estudio, extrajeron muestras sanguíneas a los sujetos a lo largo de un día y cada dos horas. A continuación, analizaron la concentración en sangre de cortisol, considerado «la hormona del estrés», ya que se libera, sobre todo, cuando nos hallamos en circunstancias que nos resultan agobiantes. Así, se encarga, entre otras funciones, de que nuestro cuerpo disponga de suficiente energía para que estemos preparados para luchar o huir en situaciones peligrosas. Pero por nuestra sangre siempre circula una cantidad mínima de cortisol, que oscila a lo largo del día. Por lo general, la concentración de esta hormona alcanza su pico nada más levantarnos, y se va reduciendo conforme va pasando la jornada.

Con el objetivo de averiguar si este proceso influye en nuestra reacción al estrés, los experimentadores sometieron a los probandos a situaciones de presión, bien por la mañana o bien por la tarde. En concreto, les pidieron que expusieran una presentación oral en público, tras lo cual debían resolver varias operaciones de cálculo mental ante un jurado. Con el objetivo de aumentar aún más la sensación de estrés, los experimentadores grabaron las intervenciones de cada sujeto en vídeo. Antes y después de cada prueba, volvieron a extraer sangre a los voluntarios. Descubrieron que los participantes generaban más cortisol en las situaciones estresantes matinales; en cambio, por la tarde, no manifestaban ese incremento tan acusado.

¿Sugieren los resultados que deberíamos gestionar los asuntos y las situaciones que nos resultan estresantes por la tarde? Yamanaka y su equipo señalan que este supuesto no puede afirmarse de manera rotunda. Si bien un aumento crónico de las concentraciones de cortisol resulta desfavorable, la liberación temporal de la hormona puede ayudarnos a manejar las cargas.

Fuente: Neuropsychopharmacology Reports, 10.1002/npr2.12042, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.