Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

«La reflexión es el centro del coaching»

Los psicólogos Eva Jonas y Siegfried Greif, investigadores del coaching, exponen las características, competencias y limitaciones de esta práctica.

Eva Jonas (Brilon, 1969) es catedrática de psicología social en la Universidad de Salzburgo. Investiga, ­entre otros temas, el efecto de las interacciones interpersonales en el asesoramiento y el coaching. El psicólogo Siegfried Greif (Wurzen, 1943) dirigió de 1982 a 2003 la especialidad de psicología del ­trabajo y de las organizaciones en la Universidad de Osnabrück. En la actualidad continúa activo en la ­investigación del coaching.

¿Qué es el coaching y en qué se diferencia del simple asesoramiento o de la psicoterapia?

Siegfried Greif: Naturalmente, existen muchas coinciden­cias. Desde mi punto de vista, en el coaching se emplea el tiempo sobre todo para un análisis intensivo de los pro­blemas y deseos del cliente, así como para su autorreflexión. Las personas se dejan aconsejar continuamente por otros, ya sean amigos o compañeros de trabajo, e intercambian información entre sí. De esa manera se com­parten las propias experiencias y se dan consejos como: «Yo lo hago de esta manera. ¡Pruébalo!». Por el contrario, en el coaching primero se definen las metas y el camino hacia ellas. ¿Qué quiero conseguir? ¿Dónde me encuentro en este momento? ¿Sobre qué puedo construir? ¿Dónde está el fallo? Es sobre todo una «autorreflexión orientada a resultados». Al final, debe obtenerse algo, pero no necesariamente un cambio concreto en la conducta. Algunas veces se trata solo de la comprensión de una sensibilidad aumentada. Dicho de manera sencilla: se emplea el tiempo para reflexionar sobre uno mismo y sobre el mejor uso del propio potencial.

Eva Jonas: En mi opinión, la reflexión también se encuentra en el centro. No se recibe un consejo rápido, no se establece de inmediato cómo puede hacerse mejor esto o aquello, sino que se toma tiempo para cambiar la perspectiva y recoger un feedback. ¿Cómo lo estoy haciendo hasta ahora? ¿Qué está bien y qué podría mejorar? ¿En qué dirección quiero desarrollarme? El coaching no solo comienza cuando se recibe información de cómo debe funcionar algo, sino cuando uno mismo se observa, indaga y experimenta.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.