Las mascotas contribuyen a nuestra salud mental durante el confinamiento

Los animales domésticos ayudan a superar el sentimiento de soledad y el estrés a causa del aislamiento durante la pandemia.

UNSPLASH-KEVIN-QUEZADA (unsplash.com/photos/nlpq_UcUuKw)

Las restricciones de movilidad durante la pandemia de la COVID-19 han conllevado que debamos pasar mucho tiempo en casa. Ello supone una gran carga psicológica. ¿Qué apoyo emocional puede aportar un animal doméstico en esta situación?

Con el fin de averiguarlo, un equipo coordinado por Elena Ratschen, de la Universidad de York, encuestó a alrededor de 6000 personas durante la primera fase del confinamiento por el nuevo coronavirus en el Reino Unido. Entre finales de marzo y principios de junio de 2020, la población del país solo podía salir de casa por motivos excepcionales, como hacer la compra, ir al trabajo y practicar deporte una vez al día.

El 90 por ciento de los participantes vivía al menos con una mascota. Entre otras cuestiones debían informar sobre la intensidad con la que se sentían unidos
a su animal de compañía y lo importante que era este, desde su punto de vista, para afrontar emocionalmente la situación. Además, respondieron preguntas sobre su salud mental y sus sentimientos de soledad, tanto en ese momento como antes de la pandemia.

Nueve de cada diez dueños de mascota afirmaron que su relación con el animal les ayudaba a ellos y a su familia a gestionar el estrés debido a la pandemia. Tres cuartas partes también estaban convencidos de que gracias a su mascota se habían mantenido más activos físicamente. Asimismo, los propietarios de mascota presentaron menos síntomas de trastornos psicológicos y sentimientos de soledad durante el confinamiento que las personas sin animales domésticos. Los efectos positivos se manifestaban con todo tipo de mascotas, fuesen roedores, reptiles, aves o peces, aunque los dueños de perros, caballos y gatos describieron la relación personal con su animal como especialmente profunda.

Por otra parte, en torno a dos tercios de los propietarios de mascota se ocuparon más de su animal de compañía durante el confinamiento. Temían, por ejemplo, que se pusieran restricciones para las visitas al veterinario o se preguntaban quién atendería al animal en caso de enfermar ellos.

Desde hace tiempo se investiga si las mascotas benefician la salud mental y física de las personas, pero los resultados no siempre han sido concluyentes. Sin embargo, al menos para esta gran muestra, parece que convivir y cuidar de un animal supone una especie de recurso social que fortalece la resiliencia mental, señalan los investigadores. No obstante, ya que se trata de los resultados de una encuesta, no puede establecerse de forma generalizada la recomendación de adquirir una mascota como medida preventiva para combatir el estrés en futuros confinamientos.

Fuente: PLOS ONE, 10.1371/journal.pone.0239397, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.