Prueba olfativa para el estado de consciencia

Los estímulos olorosos ayudan a conocer el estado de consciencia de los pacientes en estado vegetativo.

iStock/KatarzynaBialasiewicz

Cuando una persona ha sufrido un daño cerebral grave y no reacciona, o apenas lo hace, a su entorno, con frecuencia resulta difícil determinar si volverá a recuperar la consciencia. Los investigadores del equipo de Noam Sobel, del Instituto de Ciencias Weizmann, han desarrollado un test olfativo simple pero al parecer útil para el pronóstico.

Los científicos examinaron a 43 pacientes que, a causa de un daño cerebral grave, no eran capaces de responder a los estímulos. Tras una explicación previa (a la que no reaccionó ninguno de los participantes), los científicos colocaron bajo la nariz de cada uno recipientes que desprendían olores agradables o desagradables. Entre ellos, el aroma de un champú para el ­cabello o el hedor a pescado podrido. En estado de consciencia normal, el cerebro reacciona con rapidez a los olores: por ejemplo, reduce la respiración nasal cuando algo huele mal.

Los investigadores registraron a través de una sonda cuánto aire inspiraban por la nariz los participantes ante los olores. Con ayuda de estos datos, diferenciaron a los pacientes que se encontraban en un estado vegetativo (que, si bien aún presentaban reflejos fundamentales, no lo hacían con ninguna muestra de consciencia) de los que se hallaban en un estado de consciencia mínima (recibían estímulos externos de forma limitada). Estos últimos, en principio, aspiraban menos aire cuando se les confrontaba a estímulos olorosos; además, no importaba si se trataba de buenos o malos olores. El resto de los pacientes, sin embargo, no adaptaba su respiración a los aromas.

En conjunto, todos los participantes que reaccionaron a las pruebas olfativas mostraron en los siguientes meses y años una mejora de su estado de consciencia
o incluso recuperaron la consciencia por completo, apuntan los autores. Después de tres años y medio, el 91 por ciento se mantenía con vida. Por el contrario, en el grupo de los que no manifestaron ninguna reacción con respecto a los olores, más del 60 por ciento falleció.

Si estudios posteriores confirmaran tales resultados, este tipo de prueba podría ayudar en un futuro a los médicos a pronosticar mejor la evolución de los pacientes con lesiones cerebrales graves. En la actualidad, según informan los investigadores, se evalúa erróneamente el estado de consciencia de los pacientes en alrededor del 40 por ciento de los casos.

Fuente: Nature, 10.1038/541586-020-2245-5, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.