El niño y la muerte

¿Qué piensan los niños de la muerte? Poco a poco van comprendiendo que todos nos hemos de morir y que nadie vuelve a la vida.
Ha construido con sus propias manos la pequeña cruz de madera, ha escrito el nombre en la losa y sobre ella ha depositado las flores. Anteayer murió Struppi. Mamá y papá dicen que ahora está en el cielo de los perros y cada día recibe un enorme hueso. La pequeña Lena no tiene idea de lo que significa la muerte.
Gracias a los avances de la medicina y la mejora de las condiciones de vida, la muerte se ha convertido hoy en un fenómeno propio de la vejez. La mayoría de las veces son los abuelos o el animal doméstico preferido quienes ponen al niño ante su primera experiencia con la muerte. Buscamos alejar la muerte de nuestro entorno familiar inmediato: residencias de ancianos, hospitales o casas de acogida atienden a los moribundos. Las empresas funerarias se ocupan del entierro. La mayoría de los niños adquiere las primeras ideas sobre la muerte de manera casual, al oír una conversación entre adultos, al acudir a un cementerio o a una iglesia y, sobre todo, a través de la prensa y la televisión.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.