Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Enfermedades por priones

La muerte acecha en la carne de ternera, en la dotación hereditaria y en el mismo entorno. Hablamos de los priones, causantes de la enfermedad incurable de Creutzfeldt-Jakob y otras.
La saliva fluye del hocico de la vaca, que mira temerosa a su alrededor. Cualquier ruido la sobresalta. Le tiemblan las patas. Camina insegura, tropieza con todo y termina por caer al suelo. El 11 de febrero de 1985 murió la "vaca 133" de la granja Pitsham en Sussex, al sur de Inglaterra. Se trataba del primer caso registrado de una misteriosa enfermedad: la encefalopatía espongiforme bovina (EEB).
En un principio, nadie podía creer que la "locura de las vacas", como fue denominada la EEB, pasara al hombre. En Gran Bretaña la enfermedad adquirió proporciones de epidemia, afectando a más de 180.000 reses. Pero el gobierno británico optó por quitarle importancia. Todavía en 1990 John Gummer, ministro de Agricultura, apareció ante las cámaras de televisión dando de comer a su hija Cordelia, de cuatro años, un bocadillo de ternera para demostrar su convicción de que las terneras británicas ofrecían seguridad.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.