Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Nuevas armas contra la adicción a la cocaína

Las terapias antidroga aportan una luz de esperanza en la batalla contra las sustancias adictivas.
Mucha gente sigue atribuyendo el comportamiento destructivo de los toxicómanos a la falta de voluntad o debilidad de carácter. Para los neurocientíficos, sin embargo, la adicción a las drogas es una enfermedad psiquiátrica que se desarrolla cuando el uso reiterado de los narcóticos afecta a las propiedades químicas del cerebro. Esta alteración química reclama una solución química; esto es, un tratamiento con medicamentos.
Los médicos cuentan con pocos remedios farmacéuticos para la drogadicción, refractaria a la terapia hablada en numerosos casos. Los índices de recaída en el consumo de ciertas sustancias alcanzan entre el 40 y el 60 por ciento. Los adictos a la heroína cuentan con la metadona, un opiáceo sintético que contrarresta las ansias sustituyendo algunos de los efectos de la heroína; la naltrexona, un bloqueante de los receptores opiáceos ayuda a los alcohólicos a dejar el hábito reduciendo el deseo de alcohol.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.