Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Neurociencia

Más armonía neuronal en monos que en humanos

Nuestro cerebro funciona de forma menos sincronizada que el de los monos.

Getty Images / oversnap / iStock

El cerebro de los humanos y de los monos Rhesus se parece mucho en lo que a su estructura y funcionamiento se refiere. Entonces, ¿cómo es posible que las personas sean más inteligentes que los macacos? Los científicos han buscado la respuesta en el «software neuronal» de ambas especies, y han descubierto una diferencia decisiva.

Para observar el comportamien­to de las neuronas, Rony Paz y su equipo del Instituto Weizmann de las Ciencias en Rehovot (Israel) describieron la actividad eléctrica de neuronas aisladas en cinco monos y siete personas. Examinaron un total de 750 neuronas. En general, en las dos especies se obtuvieron resultados bastante similares, pero en detalle se detectaron claras diferencias: en los macacos, la armonía era más marcada. Los patrones en los que las células «transmitían» información se repetían con mayor frecuencia que en los humanos, lo cual convierte el procesa­mien­to de señales neuronales en estos monos más «robusto», como describen los investigadores.

Sin embargo, en las personas la sucesión de «fogonazos de información» parecía partir de la combinación de varios patrones. Según los científicos, en comparación con el cerebro de los monos, el humano funciona de forma menos sincronizada y, por tanto, más eficiente. Cambiar de un patrón a otro o procesar varios de forma simultánea hace que nuestro cerebro sea más flexible y favorece una reacción distinta para cada estímulo. En contrapartida, el precio a pagar por ello es una mayor vulnerabilidad. Paz sugiere que los trastornos mentales en las personas podrían deberse a que procesamos las señales de forma más eficiente, es decir, flexible.

Queda abierta la cuestión de si las diferencias observadas suceden en otras regiones del encéfalo, pues los investigadores describen únicamente las neuronas de la amígdala y el cíngulo. Tampoco está claro el modo en que los grupos de neuronas mantienen el equilibrio entre robustez y eficiencia.

Fuente: Cell, vol. 176, págs. 597-609, 2019

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.