Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Cognición

Una cuestión de inteligencia

La inteligencia es una de las características humanas más estudiadas a la par que la más relevante. Sin ella, de poco sirven cualidades como la perseverancia o la empatía.

Getty Images / Radachynskyi / iStock

En síntesis

El rendimiento intelectual se manifiesta en diversos ámbitos, como el cálculo, el lenguaje o las habilidades visuoespaciales. Un denominador común, el cociente de inteligencia (CI), se fundamenta en la capacidad de la memoria operativa o de trabajo.

Con frecuencia, se consideran que otras facultades de la persona, como la motivación o la fuerza de voluntad, son más importantes en la vida que el CI. No obstante, ninguna otra medida está más íntimamente vinculada al éxito académico y profesional que la inteligencia.

En los últimos decenios, factores no cognitivos, entre ellos la empatía, se describen como «inteligencia». Pero todavía se carece de métodos de medición precisos para la evaluación de este tipo de rasgos de la personalidad.

Las actividades de cognición que se plantean sobre esta líneas contienen distintos elementos: lingüísticos, numéricos y visuoespaciales, respectivamente. Pero todos tienen una característica en común: a partir de la información que se conoce deben extraerse conclusiones lógicas. El pensamiento deductivo, es decir, la generación de nuevo conocimiento a partir del existente, se considera el núcleo de la inteligencia humana. Por ese motivo, los tests para evaluar el cociente intelectual (CI) se nutren de tareas en las que se espera que el sujeto encuentre analogías.

Ese tipo de razonamiento exige un notable esfuerzo por parte de nuestra memoria operativa (o de trabajo), puesto que en primer lugar, debe almacenar toda la información, a continuación comparar entre sí los elementos que se presentan y desatender los aspectos irrelevantes. Paralelamente, hay que ponderar las posibles soluciones y comprobar si son correctas. Por ejemplo: entre las palabras bosque y árbol existe una conexión que debe transferirse a otro par de palabras. Para ello se proporciona el primer término de la segunda pareja (pradera); también se indican cuatro posibles respuestas (hierba, heno, forraje, verde y pastizal). De esta manera, puede pensarse lo siguiente: «el color común a bosque, árbol y pradera es el verde». Sin embargo, esta elección sería errónea, porque no se trata de la característica en común que presentan las tres palabras, sino de la similitud de la relación entre los pares de palabras. Reconocer este requisito exige un nivel adicional de abstracción.

Naturalmente, pradera también guarda una estrecha relación con los demás términos. Pero semejantes reflexiones van asimismo en la dirección incorrecta, dado que no tienen nada que ver con la relación entre bosque y árbol. Las personas inteligentes comprenden que el bosque está definido por la existencia de árboles, como la pradera lo está por la existencia de hierba. El reto de esta actividad consiste en inhibir ciertas asociaciones y activar la conexión abstracta («se define por...»).

El rendimiento de un individuo en las distintas tareas de la prueba se halla estrechamente relacionado estadísticamente. Dicho de otro modo, no existen grandes diferencias en el hecho de que el pensamiento deductivo se registre sobre una base numérica, lingüística o visuoespacial. Hace más de cien años que el psicólogo e investigador de la inteligencia Charles Spearman (1863-1945) atribuyó el conjunto de las diversas facetas de la inteligencia a un factor g: capacidad cognitiva general. Se trata de un factor global que está presente en todos los aspectos de la cognición.

 

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.