Los niños también padecen migraña

La manera en que los investigadores clínicos entienden la migraña que sufren los niños y adolescentes está cambiando. Ello abre una vía esperanzadora para mejorar el control de la enfermedad a largo plazo

[POLLYANA VENTURA / GETTY IMAGES/ ISTOCK]

En el año 2010, Scott Powers, psicólogo pediátrico, comenzaba a sentirse frustrado por la falta de investigación en el campo de la migraña infantil. Los tratamientos farmacológicos usados habitualmente en los niños se habían estudiado sobre todo en adultos. Por ello, los pediatras iban a ciegas en cuestiones como el medicamento más seguro para sus jóvenes pacientes y el tiempo de tratamiento necesario para obtener una mejoría antes de plantear cambiar la medicación.

Con el objetivo de ofrecer guías clínicas basadas en hallazgos científicos, Powers y otros investigadores del Centro Médico para Niños de Cincinnati diseñaron un ensayo clínico. Compararían los dos fármacos preventivos más usados en niños con migraña crónica con placebo.

En 2012 se inició el ensayo clínico de Prevención de la Migraña en Niños y Adolescentes (CHAMP, por sus siglas en inglés). Reclutaron 328 niños, con edades comprendidas entre los 8 y los 17 años, de 30 centros médicos estadounidenses. Repartieron a los participantes de manera aleatoria en tres grupos: uno de ellos recibiría placebo; otro, el antidepresivo amitriptilina, y el tercero, el antiepiléptico topiramato. Basándose en investigaciones previas, el equipo esperaba demostrar que el placebo ofrecía beneficios relevantes. Pero, según hallaron a través de encuestas llevadas a cabo antes de empezar el ensayo, los médicos afirmaban que seguirían prescribiendo medicación incluso si solo funcionaba entre un 10 y 15 por ciento mejor que el placebo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.