Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Mujer y consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol que llevan a cabo los adolescentes durante el "botellón" o el que se produce en fiestas o celebraciones que da lugar a los denominados "atracones" pueden ocasionar graves daños neuropsicológicos en relación con la memoria.
© istockphoto / YouraPechkin
El alcohol etílico es la sustancia psicoactiva de uso más extendido y generalizado en el mundo. Junto con la nicotina, ha sido la única droga permitida legalmente en casi todas las culturas y regiones geográficas, y ello a pesar de que según la Organización Mundial de la Salud constituye el tercer factor más importante de riesgo para la salud, por detrás del consumo de tabaco y la hipertensión arterial. El riesgo concierne a la aparición de enfermedades y a la muerte prematura. Pero ello no parece obstar para que el alcohol sea una sustancia de fácil adquisición, socialmente aceptada, con una gran tradición cultural y utilizada como motor de las relaciones sociales.
Los patrones de consumo han sufrido importantes variaciones en las últimas décadas, pasando de un consumo típicamente mediterráneo (consumo diario moderado y acompañando las comidas), a otros de uso juvenil caracterizados por un consumo agudo de ingesta rápida y abundante de bebidas alcohólicas (los denominados "atracones"), asociados al ocio, fiestas y fines de semana, pero sin consumo significativo durante el resto de la semana. Como se recoge en el Plan Nacional Sobre Drogas, uno de cada 8 adolescentes de 15-16 años (13%) se ha embriagado más de 20 veces en su vida y uno de cada 6 (18%) ha incurrido en un "atracón" tres o más veces en el último mes. De igual forma, el consumo de alcohol llega a alcanzar formas compulsivas, con un 2,6% de jóvenes de 15 a 28 años (unos 235.000) que se emborracha todos los fines de semana. Es más, los datos indican que el consumo intensivo de alcohol durante los fines de semana, tras unos días de abstinencia, no es un juego adolescente, sino una pauta de consumo que la población española adolescente ha ido adquiriendo progresivamente.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.