Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Getty Images / AaronAmat / iStock

«Un hombre, una palabra; una mujer, un diccionario.» ¿Es acertado este dicho popular? Las malas lenguas sostienen que un hombre respondería con un simple «Sí», mientras que una mujer señalaría: «Sí, definitivamente. Solo pensar en el monosilábico de David y en mi hermana Marita que, en cambio, cuando empieza…».

Bromas aparte, la idea de que las mujeres disponen de un presupuesto léxico diario mayor que los hombres se encuentra muy extendida. Es usual leer en libros divulgativos que las mujeres dicen al día cerca de 20.000 palabras, mientras que los hombres solo pronuncian unas 7000. No obstante, apenas pueden encontrarse datos sólidos que fundamenten tales afirmaciones. Fenómeno que tampoco sorprende, si se tiene en cuenta que elaborar una buena estimación de cuánto de promedio habla una persona resulta, metodológicamente, todo menos sencillo.

Para lograr este reto, habría que registrar durante un espacio temporal representativo todas las conversaciones, de la mañana a la noche, de una muestra suficientemente grande de personas de ambos sexos. A continuación, habría que contar las palabras grabadas. Además, esa recopilación de datos debería realizarse de manera inadvertida con el fin de evitar que los participantes cambien sus hábitos de habla por el hecho de sentirse estudiados o analizados. 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.