Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Intervenciones «sabias»

Escribir una carta con un trato personalizado o practicar el cambio de perspectiva: métodos psicológicos puntuales pueden producir ­modificaciones importantes en la conducta.

Las intervenciones sabias se han mostrado beneficiosas para el tratamiento emocional de alumnos que se sienten marginados. [Getty Images / PeopleImages / iStock]

En síntesis

Las intervenciones psicológicas breves son un medio prometedor para tratar los conflictos personales y sociales. Pueden incrementar la satisfacción en las relaciones o impedir el abandono escolar.

Las medidas suelen durar unos pocos minutos y están basadas en descubrimientos de la psicología social. Con ellas se puede influir de manera selectiva en determinados procesos psíquicos.

Los cambios que logran suelen ser reducidos. A pesar de ello, estas intervenciones merecen la pena porque con un esfuerzo comparativamente pequeño se alcanza a muchas personas.

En ocasiones, los conocimientos importantes se pierden entre los archivos de la bibliografía especializada sin que logren llevarse a la práctica. Las psicólogas Erica Slotter y Laura Luchies lo experimentaron directamente. Estaban convencidas de que debían ofrecer su intervención breve mediante una aplicación para teléfonos inteligentes. De esa manera podrían ayudar a cientos de miles de personas. Sin embargo, no llegaron a materializar el proyecto, pese a que los resultados del estudio se convirtieron en virales. Las investigadoras y sus colaboradores aseguraban en el artículo que publicaron en 2013: «Tras solo 21 minutos de terapia, usted volverá a apreciar su relación de pareja».

A lo largo de dos años entrevistaron periódicamente a 120 parejas que, de media, llevaban juntas 11 años. El propósito era conocer su grado de satisfacción con la relación y los puntos de desencuentro. Después de un año, la mitad de las parejas recibieron una intervención. El tratamiento consistía en un método aparentemente simple: cada cuatro meses, los dos miembros de la pareja debían escribir en siete minutos lo que pensaban acerca del motivo de discordia más importante que tenían en esos momentos. Pero con la particularidad de que debían adoptar la perspectiva de una tercera persona ficticia que solo deseaba lo mejor para ambos.

En el primer año de la investigación, la calidad de la relación disminuyó por término medio tanto en el grupo de intervención como en el de los voluntarios que no recibían el tratamiento (grupo de control). Ese dato no sorprendió a las psicólogas, puesto que numerosos estudios revelan que la satisfacción con la pareja declina con el tiempo. Pero en el segundo año observaron una notable diferencia: las parejas en las que se había fomentado un cambio de perspectiva afirmaron que volvían a sentirse más felices en la relación. Señalaban, por ejemplo, que el sexo les proporcionaba de nuevo más satisfacción. «La medida terapéutica puede detener una negativa espiral descendente en las relaciones de larga duración», subrayan Slotter y Luchies en un libro sobre este tipo de intervenciones breves y precisas, denominadas «sabias».

Un medio para cambiar

A Gregory Walton, de la Universidad Stanford, se le podría denominar, sin exageración, la máxima autoridad en las intervenciones «sabias». Ha reunido cientos de ellas en una base de datos. Para Walton, se trata de un nuevo método para influir de forma breve y precisa en procesos psíquicos relacionados con problemas sociales específicos (por ejemplo, los prejuicios o las dificultades dentro de una relación afectiva). Todo ello a partir de hallazgos científicos y «con un efecto a medio y largo plazo», según describe.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.