Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Dejar de fumar durante el sueño

Percibir el olor a cigarrillos y sustancias fétidas cuando se está durmiendo ayuda a reducir el consumo de tabaco.

BEADY EYES

Decenios de investigación han confirmado que las personas no podemos aprender información nueva durante el sueño y recuperarla una vez estamos despiertos. Aun así, cada vez son más los trabajos que sugieren que determinadas asociaciones inconscientes durante el sueño influyen en nuestro comportamiento diurno. Un nuevo estudio revela que si un fumador huele una combinación de cigarrillos y sustancias desagradables durante la noche consume menos tabaco en los días siguientes.

Anat Arzi y sus colaboradores del Instituto Científico Weizmann de Rehovot reclutaron a 66 fumadores que deseaban superar su adicción. Les pidieron que anotaran en un «diario de fumador» su consumo de tabaco la semana antes y después del experimento. También debían dormir una noche en el laboratorio. Parte de los participantes estuvieron esa noche conectados a equipos que medían su respiración y actividad cerebral mientras recibían, a través de una máscara, vaharadas de olor a cigarrillos y a huevo o pescado podridos. Otros sujetos se sometieron a las mismas condiciones experimentales durante el día, cuando estaban despiertos. Los resultados fueron los siguientes: los fumadores expuestos a la mezcla de olores en la segunda fase del sueño redujeron el consumo de tabaco en más del 30 por ciento durante la semana siguiente, en cambio, los que recibieron la terapia olorosa durante el sueño REM (fase en la que se originan los sueños) manifestaron un efecto menor, pues solo fumaron un 12 por ciento menos. Los individuos tratados de día no alteraron su conducta.

En noviembre de 2014, durante la presentación de los resultados en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencias estadounidense, en Washington D.C., Arzi señaló que si bien el estudio preliminar se había orientado a determinar las capacidades del cerebro durmiente, esos hallazgos podrían contribuir al tratamiento del tabaquismo y otras adicciones.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.