La empatía en los animales

Llamamos "rata" a un miserable desertor. Sin embargo, ratas y ratones nos acercan a los orígenes evolutivos de la empatía.

© istockphoto / Stuart Berman

Salvo algunos conductistas de la vieja escuela, casi nadie duda de la capacidad de empatía de los perros. A este animal, el mejor amigo del hombre, se le atribuyen generosamente sentimientos humanos. Pero por mucha empatía que sintamos con nuestros canes, siempre nos hemos resistido a reconocer en ningún otro animal esta comunicación afectiva o emocional, considerada atributo de nuestra especie. Este modo de pensar, sin embargo, va cambiando.
La investigación demuestra, con creciente solidez, que no sólo existe empatía en otros animales, sino también que presenta matices y excepciones. Y arroja algo de luz sobre el proceso de desarrollo de nuestra capacidad de interés por los demás.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.