Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2004
Sentidos

Percepción e interacción sensorial

El ser humano descifra su genoma y conquista el universo, pero todavía no ha comprendido realmente por qué puede andar erguido. Depende de la armonía de los sentidos el que seamos capaces de controlar nuestros movimientos.
Frankfurt, estación central. Una vez más el tren se retrasa. El InterCityExpress (ICE) sigue en la vía diez minutos después de la hora señalada para nuestra salida. De manera casi instintiva dirigimos la mirada, a través de la ventanilla del compartimento, hacia un tren que entra despacio por la vía contigua. Nos da la impresión de que somos nosotros los que nos movemos. La ilusión se desvanece en cuanto fijamos la mirada en el vestíbulo de la estación y comprobamos que, por desgracia, nuestro tren sigue inmóvil.
Las ilusiones de esa suerte tienen su origen en una propiedad de nuestro sistema perceptivo: descompone los acontecimientos del mundo exterior en aspectos parciales, que, captados en cada caso por órganos distintos de los sentidos, se procesan después por vías separadas. Por eso la vista sólo informa de cómo se mueve, respecto al ojo, el tren que entra por la vía contigua, pero no del cambio absoluto de lugar en el espacio. Si seguimos al tren con los ojos, puede que intervengan giros de cabeza y del tronco. Los registra preferentemente el sentido del equilibrio y también el articular (artrestésico), que registra la posición de cada uno de los miembros del cuerpo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.