Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2019Nº 95
Encefaloscopio

Etología

Gratuito

Las cabras prefieren las expresiones faciales positivas

Estos animales son capaces de identificar las emociones humanas, como los perros o los caballos.

Menear

Las cabras también pueden identificar las emociones de los humanos, una capacidad que hasta ahora se había detectado sobre todo en animales integrados socialmente, como los perros o los caballos.

Para su investigación, Alan McElligott y otros científicos de la Universidad Queen Mary de Londres mostraron a 20 cabras imágenes de rostros de personas y determinaron qué fotografías miraban durante más tiempo y si aproximaban el hocico para olfatearlas.

Según comprobaron, las cabras se decantaban por las caras con expresión amistosa, sobre todo si les presentaban la imagen por el lado derecho de la cabeza. Por ello, los científicos sospechan que el hemisferio cerebral izquierdo, encargado de procesar la información que le llega del ojo derecho, desempeñe un papel en dicha predilección.

Desde hace tiempo se sabe que los animales reaccionan al lenguaje corporal y a las emociones, en especial de las personas que conocen. Sin embargo, no estaba claro si eran capaces de identificar con exactitud emociones a partir de la imagen de un rostro.

Los científicos esperan obtener resultados similares con otros animales domésticos. Tal vez, estos aprendan a distinguir las emociones en las expresiones faciales cuando pasan mucho tiempo con personas. También cabe la posibilidad de que detrás de ello se oculte una aversión hacia los gestos de enfado: las caras agresivas quizá recuerdan a las cabras a los predadores, como el lobo, cuando les enseñan los dientes.

Fuente: Royal Society Open Science, 10.1098/rsos.180491, 2018

Puede conseguir el artículo en:

Revistas relacionadas