Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2007Nº 25

Neurología

¿Cuándo podemos hablar de muerte?

A una persona que ha dejado de poder realizar sus funciones cerebrales decidimos que está muerta desde el punto de vista clínico y jurídico. No importa que su tórax responda a la acción del aparato de respiración asistida o siga latiendo su corazón.

Menear

Alexander K. permanece internado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Recibe respiración asistida y su corazón palpita, pero su electroencefalograma (EEG) es plano.

A Petra M. se le ha aplicado también un respirador o aparato de respiración asistida. Su cerebro sufre una lesión irreversible. Nunca volverá en sí, ni podrá comer o respirar por sí misma. Sin embargo, su EEG muestra, aunque muy tenue, cierta actividad cerebral.
Klaus S., con cerebropatías graves, hace cinco años que está en un asilo. Respira sin ayuda de aparatos, pero se le alimenta artificialmente. Muy probablemente nunca volverá a despertarse ni reaccionar ante lo que pasa a su alrededor. Pero, como en el caso de Petra, su EEG registra una ligerísima actividad cerebral.

Puede conseguir el artículo en: