Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Noviembre/Diciembre 2016Nº 81
Encefaloscopio

Violencia

Gratuito

Bases neuronales de la predisposición a la violencia

Describen en ratones una región del hipotálamo que modula la motivación para agredir a los demás. 

Menear

Los científicos han identificado, por primera vez, una región cerebral en roedores que se activa cuando se incita a los animales a irritarse. El equipo dirigido por Dayu Lin, de la Universidad de Nueva York, entrenó a roedores macho para que atacasen a sus congéneres subordinados. Alrededor de los animales agresivos colocaron un cercado que disponía de un agujero por el que podían introducir su nariz. Al hacerlo, otro ratón más débil podía atacarlo durante unos instantes.

La actividad cerebral en la porción ventrolateral del hipotálamo ventromedial aumentaba poco antes de que los ratones introdujesen la nariz en el orificio para llamar al otro ratón. Ello sucedía incluso cuando no podían verlo ni olerlo. Esta región se mostraba sobre todo activa cuando la víctima aparecía en su campo de visión.

Cuando los científicos inhibían la parte correspondiente del hipotálamo, la propensión hacia la violencia disminuía. Otros comportamientos aprendidos, como introducir la nariz en otro orificio parecido para obtener refuerzo, no se veían afectados.

El hipotálamo de los mamíferos regula la temperatura corporal y la conducta alimentaria y del sueño, entre otras funciones. Según este estudio, también modula la motivación para agredir a los demás. Lin y sus colaboradores prevén analizar este fenómeno con mayor precisión: consideran que el hipotálamo también podría desempeñar un papel central en las personas violentas.

Fuente: Nature Neuroscience 10.1038/nn.4264, 2016

Puede conseguir el artículo en: