Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Contra el olvido

Las lagunas de memoria en el alzhéimer temprano podrían deberse a la pérdida de espinas dendríticas, según hallan en ratones.

El giro dentado (azul) del hipocampo (aquí, del cerebro de un ratón con alzhéimer) desempeña un importante­ papel para la memoria episódica. Las neuronas ­aparecen teñidas de verde. [RIKEN]

¿Es posible rellenar las lagunas de memoria derivadas de la enfermedad de Alzheimer? En ratones, parecer ser que así es. Un equipo dirigido por Susumu Tonegawa, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, entrenó a los roedores para que tuvieran miedo de una jaula, en la que se les administraba una descarga eléctrica de manera repetida. Los investigadores examinaron las células nerviosas del hipocampo que se activaban mientras los animales formaban esos recuerdos. A continuación, modificaron las neuronas activadas con ayuda de procedimientos optogenéticos, de manera que pudiesen activarlas selectivamente con luz. Lograron que los ratones con síntomas similares al alzhéimer, que habían olvidado la experiencia negativa de forma progresiva, recuperasen el recuerdo de las descargas eléctricas. Al activar esta huella de memoria una y otra vez, el efecto incluso se llegaba a mantener durante un breve período de tiempo; los roedores se acordaban sin necesidad de usar la técnica optogenética.

Según concluyen los investigadores, las lagunas de memoria iniciales del alzhéimer no se producen, como suele pensarse, porque los recuerdos no se almacenen correctamente o se borren. Parece que el problema ocurre con la recuperación de contenidos memorísticos. Este fenómeno podría deberse a que las neuronas de los ratones que presentan alzhéimer pierden las espinas dendríticas, en las cuales se acoplan los botones terminales de otras células. Mediante la estimulación repetida de las células de la memoria se forman prolongaciones sinápticas que se multiplican cada vez más.

Por el momento parece poco probable que los problemas de memoria de los pacientes con alzhéimer se puedan mitigar de la misma manera: por un lado, resulta cuestionable que la optogenética llegue a aplicarse en humanos; por otro, este procedimiento ha permitido recuperar algunos tipos muy concretos de memoria.

Fuente: Nature 10.1038/nature17172, 2016

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.