Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2016
Neurociencia

Mapa moderno de la corteza cerebral

Una cartografía de los módulos que componen la corteza del cerebro humano promete servir de trampolín para comprender mejor las funciones y enfermedades mentales.

De: B. T. Thomas Yeo y Simon B. Eickhoff en Nature, vol. 536, págs. 152-154, 2016

La corteza cerebral humana es crucial para el procesamiento sensorial y motor y para las funciones mentales, entre ellas, la interpretación del lenguaje o el razonamiento lógico, capacidades cuya complejidad nos distingue de otros animales. Científicos dirigidos por Matthew F. Glasser, del departamento de neurociencia de la Universidad de Washington en San Luis, publicaron el pasado mes de agosto en Nature una cartografía actualizada de nuestra corteza cerebral. Este largamente esperado avance proporciona un atlas del cerebro humano de referencia que permitirá investigar su estructura, función y comportamiento desde un marco común de la neurociencia de sistemas.

La diferenciación regional en la corteza ha fomentado, desde hace tiempo, intentos para identificar los diferentes compartimentos corticales: desde los estudios neuroanatómicos clásicos de principios del siglo xx hasta los modernos métodos en vivo y no invasivos mediante imágenes obtenidas por resonancia magnética. Pero esos esfuerzos no se encuentran exentos de complicaciones, pues cada área del cerebro puede describirse a partir de un conjunto de rasgos casi infinito, entre ellos, la densidad de las proteínas receptoras de diversos neurotransmisores, las conexiones con partes distantes del cerebro y la especialización para los cómputos neuronales que soportan funciones específicas. En casi todos los estudios anteriores se había intentado delinear compartimentos corticales atendiendo a una sola propiedad. En este nuevo trabajo, en cambio, los investigadores han aprovechado la calidad y extensión sin precedente de los datos de resonancia magnética recopilados por el Proyecto Conectoma Humano. Dicho proyecto ambiciona elucidar las vías neurales subyacentes en la función y el comportamiento del cerebro a partir de técnicas de neuroimagen punteras [véase «La ofensiva cerebral», por Ulrike Gehbardt; Mente y Cerebro n.o 65, 2014].

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.