Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Agudeza visual de las focas

Cazadores ciegos, observadores de las estrellas y sibaritas. De todo hallamos entre los ejemplares del acuario de Bochum investigados por Guido Dehnhardt, empeñado en desentrañar los mecanismos de orientación de los mamíferos marinos.

Se le ve impaciente, con la panza apoyado en una suerte de casilla de tiro subacuática. Gira, nervioso, la cabeza a un lado y otro. El ejercicio va a empezar. Tras chapotear un rato, ha llegado el momento. En la cabecera del armazón distinguimos dos tablillas de plástico con franjas blancas y negras; en una tablilla las franjas son horizontales y en la otra verticales. Sin titubear Bill, una foca macho, se dirige hacia la tablilla de rayas horizontales; como asegurándose, echa una última mirada hacia delante y, por fin, mueve con su hocico un pestillo. Se oye el pitido agudo de un silbato, que aplaude el acierto: "Muy bien". Eso significa el pitido, me explica Michael Weifen, del equipo investigador de mamíferos marinos de Bochum dirigido por Guido Dehnhardt. Weifen anota la hazaña de Bill en una tablilla.
Puede pasarse a otra sesión. Se evalúa así la agudeza visual de las focas en el acuario. El ejercicio consiste en distinguir entre tablillas de franjas verticales y tablillas de franjas horizontales. Las franjas se van estrechando cada vez más hasta que el número de aciertos en la distinción se confunde con los originados por el azar.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.