Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Alan Turing y la neurociencia

De cómo Turing descifró los mensajes de guerra de la Alemania nazi y cómo nuestro cerebro interpreta el mundo.

FLICKR / LOZ FLOWERS / CC BY-SA 2.0 (estatua); MENTE Y CEREBRO (montaje)

Este año hemos celebrado el centenario del nacimiento del matemático británico Alan Mathison Turing. A pesar de su corta vida (falleció en 1954, poco antes de cumplir los 42 años), Turing es considerado uno de los padres de la informática. Su vida estuvo llena de misterio, en buena parte motivado por su trabajo para el servicio de inteligencia británico durante la Segunda Guerra Mundial, pero también por su homosexualidad, razón por la que fue procesado y condenado a castración química en 1952. Las circunstancias de su muerte nunca quedaron claras, más allá de que probablemente se produjo por envenenamiento al morder una manzana macerada en cianuro potásico.

El trabajo de mayor trascendencia social realizado por Turing fue descerrajar el código de la máquina Enigma, el ingenio empleado por la Marina alemana para enviar mensajes secretos durante la Segunda Guerra Mundial. Descifrar aquellas comunicaciones resultaba esencial para una isla como Gran Bretaña, cuyas líneas de suministro eran marítimas. El trabajo del equipo de Turing comenzó a rendir sus primeros frutos a finales de 1939, si bien no fue hasta mediados de 1941 cuando se consiguió descifrar, en tiempos inferiores a una hora, mensajes que cada día se codificaban de forma distinta. Su éxito más rotundo llegó en 1944, al interceptar un mensaje enviado por Hitler a Rommel cuya descodificación acabó permitiendo el desembarco de Normandía. Se calcula que aquello acortó la guerra dos años.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.