Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2007
Terapias alternativas

Técnicas de relajación

Entrenamiento autógeno, meditación y cánticos de mantras resultan estresantes. Flotar en un tanque de agua cerrado y opaco nos relaja de una forma mucho más sencilla y profunda, al menos eso sostienen algunos investigadores.

CHRISTIAN BARTHOLD

A primera vista, la estructura recuerda un huevo monumental o un ovni. Mide dos metros y medio de largo, apenas metro y medio de ancho y más o menos lo mismo de alto; se llena de agua salada, a temperatura corporal, con una profundidad de 30 a 40 centímetros. Con la salinidad casi saturada y, por tanto, capaz de sostener el peso de una persona, de dejarla flotando, suspendida, permitiéndole soñar. O, al menos, capaz de que su conciencia se eleve a otras esferas por un corto lapso de tiempo. Flotar es una experiencia especial, casi primigenia, para Benjamin Tochtermann, dueño de un "Float-Center" en un selecto barrio de Múnich.

El visitante, a su llegada, se encuentra con una atmósfera de cierto regusto esotérico aunque tranquilizadora. Lo más adecuado para quien accede por vez primera al nirvana de la flotación. Me preparo y me introduzco en el tanque. El techo de aquella angosta pileta se cierra sobre mí y quedo a obscuras, en silencio. Puedo abrir la cápsula cuando quiera ejerciendo una leve presión, si me siento atenazado por la claustrofobia. Puedo encender una lámpara de infrarrojos si la oscuridad me inquieta. Pero si lo hiciera, perdería sentido el ejercicio, encaminado a la deprivación de cualquier tipo de estímulo exterior. No oír nada, no ver nada y flotar libre en ingravidez.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.