Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2008
Psicología

Cambios psíquicos durante el embarazo

La futura madre vive una "gestación psíquica", imaginando quién será su hijo y qué relación tendrá con él. Le proporciona un espacio psíquico de gestación, que contribuirá a la construcción de la personalidad del bebé.
Desde hace algunos años estamos asistiendo al auge de la psicología y la psicopatología perinatales. A psiquiatras y psicólogos les interesan estadios de desarrollo cada vez más tempranos. Así, hemos pasado de la psicología del niño en edad escolar, al de edad preescolar, después al niño de pecho y finalmente al feto e incluso al embrión humano. Esta evolución se ha intensificado con el desarrollo de prácticas médicas relacionadas con el embarazo, como la ecografía perinatal o la reproducción asistida. El estudio del desarrollo antes del nacimiento se ha convertido en una necesidad. ¿Representa el embarazo un período de desarrollo mental del ser humano? ¿Hay que considerar la posibilidad de que el niño que va a nacer reciba asistencia psicológica?
¿Cómo mencionar el período prenatal sin subrayar los reajustes psicológicos que se observan en la futura madre durante el embarazo? La concepción del niño provoca en la mujer un maremoto emocional, una conmoción psíquica en la que los aspectos fisiológicos subyacentes, especialmente hormonales, no deben hacer olvidar el componente psicológico. Para la mujer que va a ser madre el embarazo representa un período de crisis de identidad y de maduración psicológica.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.