Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El misterio de los escáneres cerebrales, revelado

Desde comienzos del pasado decenio, la resonancia magnética funcional (RMf) ha servido de fundamento en más de 19.000 estudios del cerebro vivo y activo. Se han desenmascarado ahora las células que posibilitan esta técnica de formación de imágenes.
Desde comienzos del pasado decenio, la resonancia magnética funcional (RMf), una técnica de formación de imágenes, ha servido de fundamento en más de 19.000 estudios del cerebro vivo y activo. Esta técnica permite atisbar mejor que ninguna otra las regiones cerebrales que presentan máxima actividad cuando el cerebro realiza determinadas tareas o la mente se encuentra en ciertos estados. Pero no lo hace directamente: lo que se mide en los escáneres es el flujo sanguíneo, que se muestra más intenso en las inmediaciones de las neuronas excitadas.


Ahora bien, las neuronas no se hallan conectadas directamente a vasos sanguíneos, por lo que se desconocía la razón del mecanismo subyacente al éxito de la RMf. Un equipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts acaba de correr el velo de ese misterio, Unas células de apoyo, los astrocitos (llamadas así por su aspecto asteriforme) son las que establecen enlaces entre las neuronas y los vasos sanguíneos.
Los neurocientíficos se valieron de una técnica denominada microscopía bifotónica, en la cual son uncidas a pares partículas de luz para obtener imágenes de estructuras muy pequeñas, y la aplicaron a la observación de cerebros de hurón. Al serles mostrados a estos mustélidos diferentes gráficos animados, las neuronas respondieron en el plazo de milisegundos, mientras que los astrocitos se activaron segundos más tarde, en concordancia con las demoras que desde hacía mucho se sabía que acompañaban al flujo de sangre hasta las regiones activas del cerebro. Cuando el equipo del MIT bloqueó la función de los astrocitos, las neuronas de los hurones se activaron de la forma habitual, pero el flujo sanguíneo no experimentó incremento.


Cuando se utiliza la RMf, explica Mrigranka Sur, uno de los coautores, "lo que realmente se está midiendo es la activación de astrocitos. Así pues, es probable que cualquier fenómeno que influya sobre los astrocitos vaya a influir también sobre la RMf". Este hallazgo podría introducir un nivel adicional de complejidad en la interpretación de los escáneres de RMf, porque los astrocitos pudieran hallarse sometidos a conjuntos diferentes de influencias ambientales y genéticas que las neuronas. Pero cuanto más se conozca sobre lo que acontece cuando el cerebro se ilumina durante un escáner de RMf, mejor se utilizará esta técnica en la investigación de la cognición humana.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.