Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2019Nº 94
Encefaloscopio

Comportamiento

Gratuito

La fórmula de los 25 lugares

A lo largo de nuestra vida, frecuentamos un número determinado de sitios que nos son familiares

Menear

Una persona visita con regularidad como máximo 25 lugares que le son familiares. Y aunque con el tiempo va cambiando los sitios conocidos que frecuenta, la cifra se mantiene relativamente constante, según ha comprobado un equipo dirigido por Andrea Baronchelli, de la Universidad de Londres. También afirman que cuantas más interacciones sociales se tienen, mayor es el número de lugares a los que se acude.

La investigación establece una relación similar a la que expone el número de Dunbar, que determina con cuántas personas podemos llegar a mantener un contacto personal [véase «Máximo de amigos», por Mark Fischetti; Investigación y Ciencia, septiembre de 2018]. Al parecer, igual sucede con los lugares que frecuentamos.

Baronchelli y su equipo analizaron el rastro digital de cerca de 40.000 personas a través de Lifelog, una aplicación de registro de actividades para móviles, así como a partir de los datos del Estudio Networks de Copenhagen. En este se recogió información sobre las actividades sociales de los participantes durante dos años. Los investigadores analizaron los lugares en los que los sujetos pasaban más de 10 minutos. Por un lado, observaron que las personas buscan constantemente nuevos lugares, de manera que la cantidad total crece, lo cual coincide con los resultados de otros estudios. Por otro, el número de lugares que visitaban con regularidad se mantuvo relativamente constante.

Con todo, la investigación solo contempló un período de dos años, por lo que cualquier afirmación sobre efectos a largo plazo adolece de limitaciones.

Fuente: Nature Human Behaviour, 10.1038/s41562-018-0364-x, 2018

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados