Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2019Nº 94
Encefaloscopio

Aprendizaje

Gratuito

Sentarse erguido ayuda a potenciar la mente

Mantener la espalda recta cuando se estudia contribuye a que se afronten mejor los ejercicios que se deben realizar

Menear

No es lo mismo estudiar con la espalda encorvada que recta; sobre todo, si se tiene miedo a los exámenes. Según han hallado Erik Peper, de la Universidad Estatal de San Francisco, y otros científicos, mantener la columna erguida ayuda a afrontar mejor los ejercicios que se deben realizar. Esta táctica también podría beneficiar el rendimiento de deportistas, músicos y conferenciantes ante situaciones de estrés.

Los investigadores dividieron a 125 estudiantes en dos grupos y pidieron a los participantes de uno de ellos que se sentaran erguidos en una silla; el resto ­debía hacerlo en una posición laxa. A continuación, les propusieron un ejercicio de cálculo: durante 30 segundos debían restar de 7 en 7 a partir del número 964. En una segunda fase del experimento, intercambiaron las órdenes: los que habían estado reclinados en la silla enderezaban ahora la columna, y viceversa. De nuevo, se les indicó que tenían que restar de 7 en 7, pero esta vez a partir de la cifra 834. Tras ambas pruebas, se solicitó a los sujetos que valoraran la dificultad de los ejercicios de cálculo en una escala del 0 al 10. Los estudiantes que se habían sentado con la espalda curvada consideraron que la actividad había sido más difícil en comparación con los probandos que habían mantenido una postura erguida (de media, la valoración era de un 6,2 frente a una puntuación de 4,9).

La diferencia se apreció, sobre todo, en los probandos que manifestaban un mayor temor frente a los exámenes: el cambio de postura influyó en ellos de manera más destacada. Los científicos debaten las posibles explicaciones del fenómeno. «Cuando el cuerpo está flácido, la mente no funciona tan bien», sugiere Peper. Richard Harvey, otro de los autores, ve en una espalda encorvada una actitud de defensa que podría evocar recuerdos negativos. La psicóloga y coautora Lauren Mason añade que estar erguido refleja autoconfianza. «La postura no solo influye en cómo nos ven los demás, sino también en cómo nos percibimos a nosotros mismos», afirma.

Fuente:NeuroRegulation, 10.15540/nr.5.2.67, 2018

Puede conseguir el artículo en: