Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2019
Psicología social

«Vivimos en un mundo cada vez menos violento»

Nos encontramos en el período de la historia de la ­humanidad menos violento, afirma el psicólogo de Harvard Steven Pinker. Sin embargo, nos cuesta creerlo.

Steven Pinker estudió psicología experimental en la Universidad McGill, en Montreal (Cánada). En la actualidad es profesor de psicología de la Universidad Harvard y autor de investigaciones sobre la psicología del lenguaje, percepción visual, la estructura y evolución de la mente humana, así como las relaciones sociales humanas. [Stephanie Mitchell / Universidad Harvard]

Vivimos en un mundo violento»: ¿Se corresponde esta afirmación tan extendida hoy en día con la realidad?

Muchas personas tienen esa impresión porque ven el mundo desde su televisor o Internet. Atentados terroristas, guerras, infanticidios, asesinatos en masa. ¡Qué horror! Pero en cuanto analizamos las cifras, el asunto es otro.

¿Qué dicen los números?

Sencillamente, que la violencia no ha dejado de descender desde que disponemos de índices que nos permiten cuantificarla. Desde que se contabilizan los homicidios cometidos en diferentes zonas del mundo y a través de multitud de épocas, y se calculan con respecto al tamaño de la población, vemos que las curvas muestran un claro descenso. Probablemente, vivimos en la época menos violenta de la historia de la humanidad.

¿Estaría dispuesto a decirles algo parecido a los sirios o a las víctimas de atentados terroristas?

La violencia siempre existe, y allí donde se desencadena es terrible. Si contamos tan solo los asesinatos que han jalonado la historia de la humanidad, que se estiman en varios centenares de millones de individuos, es obligado reconocer que hoy la violencia está menos extendida en el mundo que en el pasado. Pero el hecho de que esta evolución se haya producido a escala de siglos hace que nos cueste mucho tomar consciencia de ello. Además, somos muy sensibles a las hostilidades más cercanas en el espacio y en el tiempo.

En su obra Los ángeles que llevamos dentro (traducida en 2012 al español) usted documenta el descenso de la violencia a lo largo de la historia de la humanidad. ¿Cómo se le ocurrió la idea y qué pruebas la sustentan?

Hace veinte años escribí un libro titulado Cómo funciona la mente. En él explicaba que la mayor parte del tiempo nos gobiernan las emociones y, en concreto, nuestros impulsos violentos. Más tarde vi una gráfica publicada por los psicólogos Martin Daly y Margo Wilson que rastreaba la evolución del número de homicidios en Inglaterra entre los siglos XIV y XX. Me sorprendió. Los datos revelaban que la tasa de homicidios no había hecho más que disminuir a lo largo de los siglos. Entonces entendí que, si bien los humanos se mueven por impulsos violentos, también tienen la capacidad de controlarlos. Me puse a reflexionar sobre los sistemas mentales y cerebrales que nos inclinan a ejercer la violencia y sobre otros sistemas que, por el contrario, tienen la capacidad de contenerla. Para mí era una nueva forma de abordar el funcionamiento de la mente humana.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.