Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Astrocitos y alzhéimer

Desde largo tiempo, la enfermedad de Alzhéimer se ha considerado una patología de las neuronas. Sin embargo, el resto de las células cerebrales también se hallan implicadas.

A. ZAMORA / UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA

Hace ya bastantes años que los neuropatólogos observaron que los enfermos de alzhéimer presentaban lesiones graves en la substancia blanca, formada por haces nerviosos y células gliales, así como en los vasos cerebrales. No sorprende, pues, que el tipo de célula más abundante en el cerebro, el astrocito, pueda afectar en esta devastadora enfermedad y que tal afectación contribuya a la patología. Ello conlleva la posibilidad de que fármacos dirigidos a corregir las alteraciones en los astrocitos sirvan de herramienta para detener la enfermedad de Alzheimer.

Los astrocitos pertenecen, junto con los oligodendrocitos y las células de Schwann, al linaje macroglial. Tales células contribuyen al mantenimiento del ambiente extracelular del tejido nervioso, modulan el flujo sanguíneo cerebral y la actividad sináptica, y resultan fundamentales en el metabolismo neuronal. De hecho, no existe ninguna región del sistema nervioso central desprovista de astrocitos, los cuales desempeñan una función central en el metabolismo de ciertos aminoácidos cerebrales a través del transporte de nutrientes y precursores metabólicos a las neuronas. Fundamentalmente, captan glutamato extracelular para convertirlo en glutamina, que se transporta de nuevo a los terminales presinápticos y resulta esencial para la síntesis de glutamato, uno de los principales neurotransmisores implicados en la transmisión sináptica. También convierten la glucosa en ácido láctico, componente que después toman las neuronas para su uso como intermediario en el metabolismo energético.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.