Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2012
Biomedicina

Trastorno bipolar y alteraciones cognitivas

Las personas con trastorno bipolar presentan déficits cognitivos; sobre todo de atención, memoria verbal y funciones ejecutivas. Ello les dificulta su día a día.
© istockphoto / Andrew Ostrovsky

En síntesis

La prueba de la presencia de déficits cognitivos permanentes en el trastorno bipolar es cada vez mayor. Ello rompe con la creencia de una recuperación total.

La correlación entre las alteraciones cognitivas y las múltiples recaídas de los afectados apoya la hipótesis de la neuroprogresión.

Es probable que algunos déficits neurocognitivos existan antes del inicio de la enfermedad.
Un interrogante cada vez mayor ensombrece la creencia de que los pacientes con trastorno bipolar alcanzan una recuperación completa. En las últimas décadas se ha visto cómo un grupo considerable de sujetos no logra su nivel de funcionamiento normal tras la remisión clínica. Muchos presentan un deterioro cognitivo.
Aunque faltan datos para saber cuáles son las variables relacionadas con los déficits cognitivos en el trastorno bipolar, conocer su impacto en la evolución de la patología y la influencia de los fármacos en esa disfunción cognitiva, los numerosos estudios van alumbrando, poco a poco, el terreno. Contrariamente a lo que se pensaba hasta hace poco, los problemas de funcionamiento podrían asociarse más al deterioro cognitivo del paciente que a los propios síntomas de la enfermedad. Veamos por qué.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.