Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2013
Psicología social

El origen de los prejuicios contra las rubias

¿A qué se debe el manido cliché de que las rubias son tontas? Gran parte de la responsabilidad se encuentra en los medios de comunicación y la presión social que ejercen los estereotipos.

THINKSTOCK

En síntesis

Los chistes sobre rubias reflejan una asociación entre el color de pelo, la atracción sexual y el escaso interés por las competencias intelectuales.

Estos estereotipos son producto de la imagen difundida por los medios de comunicación, en los que las mujeres de melena rubia aparecen sobrerrepresentadas.

En ocasiones, la persona autocumple el estereotipo que se le cuelga. Existen técnicas para evitarlo.

Quien más quien menos conoce chascarrillos que estigmatizan la supuesta ingenuidad o estupidez de las mujeres de cabellera rubia. ¿Por qué existe ese concepto negativo de ellas? Los estudios sobre estereotipos, aunque en gran parte recientes, confirman un contraste entre la realidad y la ficción.

En 2010, David Johnston, de la Universidad Tecnológica de Queensland, quiso averiguar si las rubias recibían un salario mayor o menor que las demás empleadas. Descubrió que, tras unos años de vida laboral, el sueldo de las trabajadoras rubias era superior al de las otras asalariadas pese a tener todas ellas el mismo nivel educativo. Johnston dedujo, no sin cierto humor, que ser rubia equivalía a casi un año más de estudios: una rubia con dos años de carrera universitaria cobraba lo mismo que una morena que hubiese aprobado tres cursos en la facultad.

Con todo, investigaciones de este tipo solo establecen correlaciones, por lo que resulta difícil demostrar una causa precisa que explique tales fenómenos. En este sentido, Johnston observó también que los maridos de las mujeres con melena rubia ganaban más. Podemos imaginar, por tanto, que el medio socioprofesional de estas trabajadoras motivara sus aspiraciones salariales. En contraste, es posible que el resto de las mujeres, celosas de que las rubias obtuvieran este tipo de prerrogativas simplemente por el color de su pelo, difundieran bromas con el propósito de desvalorizarlas. Pura hipótesis.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.