Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2018Nº 92
Encefaloscopio

Psicoterapia

Gratuito

Tratamiento para superar la vergüenza ajena

Proponen una terapia para reducir la respuesta de ansiedad que presentan algunas personas ante las situaciones de ridículo que protagonizan otros congéneres.

Menear

Sentir vergüenza ajena no es solo una expresión, también se convierte en una sensación desagradable para algunas personas, a pesar de que el protagonista del suceso embarazoso sea otro. Estos sujetos desean que la tierra se los trague cuando el prójimo mete la pata. La psicóloga Li Jiang y su equipo, de la Universidad Carnegie Mellon, han presentado un programa terapéutico para ayudar a que los afectados aprendan a temer menos las situaciones de ridículo espantoso ajeno.

Para su estudio, los investigadores pidieron a un grupo de probandos que valoraran unos anuncios publicitarios. La mitad de esas filmaciones terminaba con una secuencia que traspasaba la barrera del bochorno: mujeres que aparecían en una sesión de yoga u hombres que se hallaban en una cita romántica ­sufrían un ataque de flatulencia en el momento más inesperado e inoportuno. Los participantes con un elevado sentido del decoro reaccionaron ante esas ­escenas con sentimientos de desagrado y ansiedad. Al parecer, estas personas presentan mayores dificultades para no ponerse en la piel del otro y sentirse asimismo afectadas.

Los autores recomiendan entrenar a este tipo de personas para que, en las situaciones embarazosas, aprendan a verse como meros observadores. Con la práctica suficiente, ello podría prevenir el sentimiento de vergüenza ajena exagerado.

Fuente: Motivation and Emotion, 10.1007u/s11031-018-9673-7, 2018

Puede conseguir el artículo en: