«Aprender es un acto comunicativo»

¿Cómo captan el mundo los niños? ¿Qué circunstancias favorecen su aprendizaje? Desde hace décadas, la psicóloga del desarrollo Uta Frith analiza estos temas. Su principio básico: la adquisición natural de conocimientos es el mejor modelo para aplicar en las escuelas.

CORTESÍA DE UTA FRITH

¿Qué se entiende por «pedagogía natural»?
Los niños vienen al mundo con la esperanza de que se les aporte algo. Desde un principio reaccionan con gran sensibilidad a señales que les indican la importancia de una información y en las que reconocen: «¡Atención, ahora llega algo en lo que debería fijarme!». Esto puede comprobarse desde muy temprana edad. En los lactantes de pocos meses, cuando a través de la mirada y de la elevación de la voz se les señala la importancia de un objeto, se quedan mirándolo durante largo tiempo. Los psicólogos György Gergely y Gergely Csibra lo han demostrado en experimentos pioneros. Existe toda una serie de procesos metacognitivos que allanan el camino al aprendizaje.

¿Qué se entiende por «metacognitivo» en ese contexto?
Literalmente, el concepto significa algo así como «pensar sobre el pensamiento». Ahí radica una gran facultad del ser humano: refleja su propia capacidad mental y la de los demás. Los psicólogos también hablan de la «teoría de la mente». De forma constante nos formulamos hipótesis sobre qué están pensando los demás, cómo nos ven y qué conocimientos y capacidades podemos prever en ellos. Todo ello no tiene por qué ocurrir de forma consciente. Los mecanismos que gobiernan el aprendizaje de los niños suelen ser tan sutiles que apenas nos llaman la atención en la vida cotidiana. Tal vez por esta razón los investigadores hayan tardado tanto en reconocerlos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.