Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2004
Neuromedicina

El cerebro del enfermo de Alzheimer

Para investigar las causas de la enfermedad de Alzheimer, los investigadores han seguido la pista a ratones transgénicos y han descubierto nuevas vías, por las que, quizás algún día, pueda solucionarse esta enfermedad mortal.

© istockphoto / Lisa F. Young

Tubinga, 1906. El neuropatólogo alemán Alois Alzheimer (1864-1915) presenta en un congreso científico una enfermedad psíquica que cursa con oscilaciones del estado del ánimo y pérdida considerable de la memoria. El mismo había descrito, cinco años antes, este cuadro morboso de una mujer de 51 años, Auguste D.

Dentro del "establecimiento para enfermos mentales y epilépticos" de Frankfurt, esta paciente se refería así, en sus momentos de lucidez, a su mal: "me siento perdida". Después de su fallecimiento en 1906, en un estado de enajenación mental, Alzheimer examinó el cerebro y descubrió unas formaciones compactas y otras filiformes. Intuyó que la causa de esos cambios espectaculares de la personalidad residía en ellas. Así entró en la historia de la medicina, pues el mal se bautizó enseguida como enfermedad de Alzheimer.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.