Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 1989
Ecología

La biodiversidad, amenazada

La destrucción de los hábitats, principalmente en los trópicos, está provocando, cada año, la extinción de miles de especies. Las consecuencias serán terribles, a menos que se invierta la tendencia.

La especie humana apareció en el momento de mayor diversidad biológica que ha conocido la historia de la Tierra. Hoy en día, a medida que las poblaciones humanas se expanden y alteran el ambiente natural, están reduciendo la diversidad biológica a su nivel más bajo desde final de la era Mesozoica, hace 65 millones de años. Aunque imposibles de calcular, las consecuencias últimas de esta colisión biológica serán, sin la menor duda, perniciosas. En eso consiste, en esencia, la crisis de la biodiversidad.

En cierto modo, la pérdida de diversidad constituye el proceso principal de cambio ambiental. Y lo afirmo porque se trata del único proceso que es completamente irreversible. Sus consecuencias son, asimismo, las menos predecibles, porque el valor de la biota terrestre (es decir, la fauna y la flora consideradas conjuntamente) sigue en gran medida sin estudiar y sin apreciar. Puede decirse que cada país tiene tres tipos de riquezas: material, cultural y biológica. Los dos primeros tipos los comprendemos perfectamente, pues son el nervio de nuestra vida cotidiana.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.