La vitamina A y su cohorte

La vitamina A ha pasado a ocupar una posición central en la biología, pues uno de sus productos, el ácido retinoico, interviene en la diferenciación celular de los embriones.

Los antiguos egipcios sabían que en el hígado hay poderosos elementos medicinales. Solían tratar con jugos extraídos de esta víscera la ceguera nocturna y otras
enfermedades de los ojos. Al principio activo que mejoraba la visión del egipcio se le conoce hoy por retinol o vitamina A. Pero esta sustancia química liposoluble sirve para muchas cosas más, amén de excitar el pigmento sensible a la luz que posibilita la visión. La vitamina A y su familia pertenecen a un grupo escogido de sistemas maestros de control que orquestan la formación y el funcionamiento de la cé­lula y desempeñan un papel clave para protegerla contra el cáncer.

Para George Wolf, de la Universidad de California en Berkeley, "la vitamina A ha pasado a ocupar una posición central en la biología". Efectivamente, uno de sus productos, el ácido retinoico, interviene en la diferenciación celular de los embriones. Un error genético que afecta a su acción desemboca en una forma de leucemia. Y otras variantes químicas de la vitamina A, los retinoides, son poderosas—y peligrosas—drogas: una de ellas protege contra ciertos cánceres, pero también es causa de defectos de nacimiento.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.