Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Enero/Marzo 2007Nº 47

Astronomía

Ondas en el océano galáctico

Las hermosas configuraciones de las galaxias trascienden la estética al resultar esenciales para su crecimiento y evolución.

Menear

Pocos objetos más bellos habrá en los cielos que las galaxias espirales. Un ejemplo clásico es la galaxia Messier 51, que tanto se parece a un ciclón gigante; uno de sus primeros nombres fue "remolino". Las estrellas más brillantes de esta galaxia están confinadas en sus "brazos", como perlas de un collar que girase en espiral alrededor de una gema. Entreveradas en esas sartas de estrellas se extienden oscuras fajas de polvo, que descubren el gas interestelar del que nacen las estrellas. Aunque en Messier 51 y en muchas otras galaxias la espiral nace de una aglomeración central, esférica, de estrellas, en la mayoría de las galaxias espirales arranca de una barra, de un largo rectángulo luminoso de estrellas. Una galaxia barrada se parece a los aspersores giratorios que riegan el césped, donde el agua fluye por un tubo recto, emerge en ángulo recto y se gira entorno.

Suele creerse que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es una espiral pura, pero ahora sabemos que se trata de una galaxia barrada. La prueba, en un principio indirecta, fue conformándose a partir de 1975: las estrellas y el gas que hay en medio de la galaxia no siguen las órbitas que les corresponderían si el modelo espiral llegase hasta el núcleo mismo de la galaxia. Las exploraciones más recientes del firmamento en luz infrarroja cercana, que atraviesa las nubes de polvo que impiden ver el centro galáctico, han observado la barra directamente, eliminando cualquier duda.

Puede conseguir el artículo en: